Algunos mordiscos necesitan de confianza


Como comentábamos cuando hablábamos del arañazo, el mordisco no es una práctica que se pueda llevar a cabo en todas las relaciones sexuales.

A diferencia del primero, entra en juego la boca y habitualmente se produce de forma más inmediata o inesperada, con el inconveniente de que es más difícil controlar su intensidad.

Por ello, y por el miedo a causar dolor o malestar en la otra persona se suele exigir un mayor grado de confianza o de consentimiento en el amante para realizarlo que en el arañazo, por ejemplo.

Dientes en buen estado

Según el Kamasutra, todas las partes del cuerpo que pueden besarse pueden, asimismo, ser mordidas, “salvo el labio superior, el interior de la boca y los ojos”.

El manual considera que unos dientes son buenos cuando son iguales, contienen un brillo agradable, son susceptibles de pintarse, tienen proporciones adecuadas, están intactos y su extremidad es fina.
Por el contrario, unos dientes serían defectuosos cuando están mellados, descarnados, son rudos y grandes, están blandos o se encuentran mal colocados.

Clases de mordisco

Según la intensidad, partes de la boca que se utilizan y procedimiento, existen ocho tipos de mordisco:

Mordisco oculto

Sólo se advierte por el enrojecimiento de la piel.

Mordisco hinchado

La epidermis aparece deprimida a ambos lados tras realizarlo.

Punto

Se le llama a aquel en el que sólo se muerde con dos dientes una pequeña porción de piel.

Línea de puntos

Cuando se utilizan todos los dientes para morder pequeñas porciones de piel.

El coral y la joya

Es el mordisco que se hace con los dientes y los labios juntos. En esta curiosa denominación los labios serían el coral y las piezas dentales la joya.

Línea de joyas

Cuando el mordisco se ejecuta con todos los dientes.

La nube quebrada

Cuando las marcas en forma de círculo quedan desiguales, a causa de la separación existente entre los dientes. Suele aplicarse en los senos.

Mordisco del jabalí

Consiste en varias líneas largas de señales, próximas unas a otras y con intervalos rojizos. Se suele producir en los senos y la espalda y junto a “la nube quebrada” es propio de personas de pasión intensa.

En el labio inferior se daría el “mordisco oculto”, el “mordisco hinchado” y el “punto”, aplicándose el segundo también a la mejilla.

Por otro lado, la “línea de puntos” en combinación con la “línea de joyas” se realizan en el cuello, la axila y la juntura de los muslos, mientras la “línea de puntos” sola debe llevarse a cabo en la frente y los muslos.